Tiempo

Buf, quien sabe por donde empezar y, lo peor, donde acabaremos con este término. Definición rápida: el tiempo es lo que pasa hagamos lo que hagamos con nuestras vidas.

Personalmente entiendo el tiempo como algo muy elástico. Tan pronto se estira como se encoje. Estamos ya en marzo de 2007, y que ha pasado con enero y febrero, como pueden volar dos meses, pues así es el tiempo.

Además, sin prueba alguna para intentar justificarme, estoy convencido de que el tiempo es diferente para cada ser humano, ni comentar las diferencias con otras especies. Hay gente cuyo tiempo tiene unos parámetros de elasticidad y para otras personas esos parámetros son peores. Y ahí radica gran parte de lo que llamamos inteligencia, simplemente tiene más tiempo interno para resolver el problema que aquella persona considerada menos lista.

Porque la distribución y el aprovechamiento del tiempo iba a ser algo justo y equitativo. Nada en la naturaleza lo es, pero el tiempo si... ¡ya!. Al pobre Einstein le toca volverse tarumba para sacarse de la manga la paradoja de los gemelos con el fin de justificar que el tiempo tiene sentido.

Si hay algo del universo que no conocemos, ni entendemos es el tiempo. Pero desde enanos lo representamos con una t minúscula y somos capaces de introducirla en formulas de lo más complejas. Sabéis porque E=mc² es la formula más respetada y conocida, efectivamente porque no se atreve a hacer mención al tiempo.

Quizás esta opinión tan libertina e incluso humorística sobre el tiempo pueda ofender, no es mi intención. Simplemente trato de quitar bases solidas inexistentes sobre un tema que en absoluto dominamos y en cambio domina nuestras vidas. Todo depende del tiempo y salvo tener relojes astronómicamente precisos, que equivale a decir que conocemos exactamente su grado de imprecisión, no lo dominamos en absoluto. Y nadie parece tener la intención siquiera de intentarlo.

Bueno hay gente estudiando el tema, tenemos a Stephen Hawkin luchando con agujeros de gusano que intercomunican el espacio-tiempo. Pero os habéis percatado del detalle... espacio-tiempo. Como el espacio lo dominamos pues hablamos del conjunto y por lo menos de la mitad sabemos algo, pero del tiempo a secas no habla nadie.

Bajando a nivel de calle, la ausencia de tiempo nos inquieta, el estrés diario, el exceso de responsabilidades y ni comentemos la famosa flexibilidad laboral que anhelamos. Ese es el tiempo que necesitamos, ese es el tiempo que no terminamos de disfrutar, pero por lo menos quiero que por un momento os relajéis y veáis el tiempo como algo desconocido, algo que genera ideas tan complejas como los dos enlaces a la wikipedia que os he mencionado más arriba y espero que consultéis.

Somos algo simple dentro de algo muy complejo y eso nos genera una sensación de insignificancia, que es la mejor forma de relajarme que conozco, probarla y si os funciona ya conocéis una forma de dominar el tiempo.

Tecnología