Mujer líder. Líder mujer

Soy muy fan de la serie Mad Men. La he visto un par de veces hace ya años, y ahora la estoy revisitando. Esta vez estoy poniendo atención a cómo se muestran en la serie las relaciones entre las mujeres y los hombres. Desde 1960 hasta nuestros días las cosas han cambiado bastante. Obviamente sigue habiendo algunas similitudes, pero creo que todxs trabajamos para mejorar la manera igualitaria en la que nos relacionamos unas con otros y viceversa.

En el ámbito laboral, creo que las diferencias con la actualidad son bastante grandes. Lo que muestra esta serie es a los hombres como ejecutivos y a las mujeres como sus secretarias. Sí es verdad que a lo largo de la serie aparecen algunos personajes femeninos que no coinciden con este rol, pero en el fondo la diferencia sigue presente y lo "masculino" suele tener una posición más relevante siempre.

Es difícil contextualizar lo que quiero contar porque este tema puede herir muchas sensibilidades, y no es lo que busco compartiendo mis ideas en este blog. Así que si sientes que algo de lo que comento te hace sentir mal o te disgusta, te animo a dejarme un comentario.

Al grano. En la serie hay un personaje que empieza siendo una secretaria (Peggy) y después pasa a convertirse en una creativa de publicidad. Cuando empieza a dar ese salto hay una conversación entre ella y su jefe (Don Draper) que reproduzco aquí, y que realmente siento que en las empresas hoy en día, se sigue viviendo de la misma manera.

  • Peggy: Sr Draper, no quiero parecer desagradecida pero creo que le sería mas útil como creativa si tuviera una mesa

  • Draper: Ya tienes una

  • Peggy: Pero estoy con cuñas de radio

  • Draper: Peggy, no está fuera de lugar que me pidas una aumento, pero no seas tímida. Has presentado (refiriéndose a una presentación a clientes) como un hombre, actúa como tal

Bien. "Actúa como tal". Esto es lo que se sigue esperando de las mujeres en sus puestos de trabajo, que actúes como lo haría un hombre. Y más si tu puesto es de poder en la empresa.

Seguramente habrá muchísimas empresas donde esto no ocurra o se esté trabajando para que cada cual (hombre o mujer) pueda tener su espacio y su manera de desarrollar su liderazgo. Pero soy consciente (por experiencia propia) de que hay muchos lugares en los que se sigue esperando, sugiriendo y presionando para que las cosas se hagan a la manera de siempre, y el "siempre" es (al menos hasta hoy) "masculino", a la manera de los hombres.

Se habla mucho sobre cómo lideran las mujeres que tienen puestos de gerencia en grandes empresas; que tienen estilos más autoritarios que los hombres, que son muy masculinas y por eso llegan a puestos directivos, que son distantes... pero sobre todo se habla de este liderazgo en comparación con el que ejercen los hombres, porque hay pocos referentes femeninos y muchos masculinos, y eso hace que sintamos que lo masculino es lo normal en el ámbito profesional.

Lo que yo traigo con esta reflexión, es que en realidad cada persona tiene un estilo particular de liderar, y da igual que seas hombre o mujer. Lo importante y lo interesante es poder encontrar aquello con lo que te sientes más cómoda y ponerlo en juego;

  • Sé creativa

  • Prueba y error

  • Escucha mucho feedback y aprende de él, pero sin dejar que la esencia de lo que es tuyo acabe en el último lugar, o se esconda por miedo a  no ser lo que los demás esperan

  • Potencia tu "manera" personal, la que utilizas para dirigir, organizar y acompañar a tus empleadxs y compañerxs

Reproduzco aquí un fragmento de otro episodio de Mad Men que quizá puede condensar lo que yo estoy tratando de reflejar aquí. Es una conversación entre Peggy y Bobbie (una mujer que es la representante de un actor de comedia).

  • Bobbie: Debes empezar a actuar como la mujer que quieres ser

  • Peggy: ¿Es lo que ha hecho usted?

  • Bobbie: Si quieres el despacho de la esquina, empieza a tratar a Don (jefe de Peggy) como un igual. Y nadie te dirá esto, pero no puedes ser un hombre. Ni lo intentes. Sé una mujer. Es un arma poderosa si la usas bien

Me quedo con el llamado a ser una mujer y no intentar replicar la manera en la que los hombres hacen las cosas. Creo que es momento de que las mujeres muestren sin vergüenza y sin pudor su manera de liderar y gestionar. Es difícil porque faltan referentes, así que quizá es hora de que tú empieces hacerlo a tu manera, y vayas creando experiencia a tu alrededor.

Transparencia