Zona de confort
Cuanto más exploro mis pensamientos limitantes con mayor detalle visualizo los tétricos y cenagosos nichos en los que me escondo de mi mismo.
Tiempo regalado
Cuando regalo mi tiempo a una persona, le ofrezco la capacidad de mostrarme mi propia felicidad.