Tiempo regalado

Cuando regalo mi tiempo a una persona, le ofrezco la capacidad de mostrarme mi propia felicidad.
Confianza adulta
La confianza que depositan mis hijos en mi es envidiable al no esconder dudas, ni limites. Cuando esa confianza genuina se vuelva adulta jamás tendrá el mismo potencial... esconderá el contagioso miedo a sentirnos defraudados.