Llanto desconsolado

Cuando el calor emocional sube por mi garganta y quema mis globos oculares... ya es tarde para negar lo evidente, el llanto desconsolado socialmente incomprendido es preferible al triste intento entrecortado de contener la vida.
Abrazo vital
Cuando doy un abrazo no pienso, percibo lo que el otro cuerpo expresa en mi presencia... es una experiencia dinámica con su propio tempo, sus pequeños gestos y las esenciales respiraciones... realmente el abrazo nunca termina, simplemente la experiencia vital pierde intensidad en los entreactos por los que discurre la vida.