Confianza adulta

La confianza que depositan mis hijos en mi es envidiable al no esconder dudas, ni limites. Cuando esa confianza genuina se vuelva adulta jamás tendrá el mismo potencial... esconderá el contagioso miedo a sentirnos defraudados.
Silencio compartido
El mejor instante de cualquier relación es cuando el silencio incómodo se transforma en silencio compartido, mas allá de ese hito el cerebro hace un click... priorizando lo emocional a lo racional.