Abrazo vital
Cuando doy un abrazo no pienso, percibo lo que el otro cuerpo expresa en mi presencia... es una experiencia dinámica con su propio tempo, sus pequeños gestos y las esenciales respiraciones... realmente el abrazo nunca termina, simplemente la experiencia vital pierde intensidad en los entreactos por los que discurre la vida.
¿Crees que puedes hacerlo?